CORAZONES TRABAJADORES

Hoy me dirijo a ustedes, para poner en su conocimiento, el estado de las cosas de nuestros mayores. Si de nuestros mayores, los de todos. No de los abuelos o los viejos.

Nuestros mayores. La generación más asombrosa y fuerte, los más valientes y duros de todos estos tiempos. De los que razonan bien y los que tienen “olvidos» (Alzheimer). 

Porque hasta los que tienen olvidados, se acuerdan de darse cariño y meterse en la cama con aquel que sufre más dolor y llora (dos señoras); se acuerdan de saludarse con una palmada en la espalda cuando se reencuentran con el compañero que hace tiempo que no ven porque ha estado muy malito. 

¿Qué estamos haciendo con esta generación? Los encerramos aislados en su habitación, aunque con ello estén aterrados, muertos de miedo, de ansiedad y oscuridad en sus enfermedades. Los apartamos, aun así, sobreviven. Todo se desborda, no se les entiende debidamente. Negligencias escondidas detrás del Sarcos-2 o Covid-19.

Se prueban las vacunas con ellos, como en el caso de Extremadura. No hay orden ni humanidad, no se escucha al personal más cercano que son las auxiliares de enfermería o TCAE. Andan preocupados por estadísticas, por no salir en los medios de comunicación como centro afectado; por contener lo incontenible, por buscar culpables donde solo hay trabajadores que tienen vida, poca, pero vida y con mucho cuidado. 

Los que los queremos trabajamos duro (12 horas y sin saber cuándo puedes librar) no vemos la luz del sol, igual que nuestros mayores, pasamos frio, mucho frio; igual que ellos. Todo abierto en los días de más frio del año.
Y ahora miremos con sus ojos:

Se acercan a mí, figuras extrañas a las que apenas entiende. Unas por falta de oído, visión y otros con sus diferentes demencias. Realmente somos extraterrestres para ellos, no hay cariño y el que hay es a escondidas.

Hay manos para darlo todo. Hay corazones que sufren a su compás y que se indignan con tantas cosas…y hay algunas valientes que se quitan la mascarilla para que vean un poco de amor.

Cuidado con lo que se está haciendo con esta generación; realmente es un crimen. Aunque alguien pueda pensar que lo está haciendo bien. 

3 comentarios en «CORAZONES TRABAJADORES»

Deja un comentario