LA VACUNA DEL COVID-19 NO ES UNA VACUNA

Tenemos que despertar al hecho de que la farsa de la pandemia de COVID ha acelerado rápidamente los aspectos tecnocráticos y transhumanistas del Nuevo Orden Mundial (NWO) hasta el punto de que la gente está haciendo cola ciegamente para ser inyectada con un “tratamiento” que es también un dispositivo químico, un sistema operativo, un patógeno sintético y un dispositivo de producción de patógenos químicos.

Como se ha tratado en artículos anteriores, esta nueva vacuna COVID es un tipo de tecnología completamente nueva, potencialmente más peligrosa que la típica vacuna tóxica. En este artículo, exploraremos con más profundidad lo que es esta vacuna de ARNm.

Lea también: Médica Genetista ADVIERTE el peligro de muerte para ancianos inmunizados con ‘VACUNAS DE ARN’

En este extracto hablan sobre la veracidad de la Vacuna actual los doctores Judy Mikovits y David Martin que han sido muy transparentes en informar sobre la exposición de la plandemia de COVID-, quienes hablan con Robert Kennedy Jr. y el abogado Rocco Galati. Para los que no lo sepan Rocco Galati es la persona que representa a un grupo de libertad canadiense que demanda al gobierno por toda la estafa de la pandemia de COVID.

David Martin hace algunos puntos extremadamente importantes para entender con precisión el dispositivo que Moderna y Pfizer están impulsando como una vacuna, porque tanto médica como legalmente, no es una vacuna:

Por tanto, se puede decir que lo que se está «vendiendo» como una vacuna solo es un ARNm empaquetado en una envoltura de grasa que se entrega a una célula. Es un dispositivo médico diseñado especialmente para estimular a las células humanas para que se conviertan en creadoras de patógenos. En definitiva: No es una vacuna.

Las vacunas son un término legalmente definido bajo la ley de salud pública y bajo las normas del CDC y la FDA. Según esa definición una vacuna específicamente tiene que estimular tanto una inmunidad dentro de la persona que la recibe, pero también tiene que interrumpir la posible transmisión.

Estos especialistas han sido bastantes claros al decir que la cadena de ARNm que entra en la célula no es para detener la transmisión sino para estimular la creación de anticuerpos. Es un tratamiento. Pero si se discutiera como un tratamiento, no obtendría la simpatía de las autoridades de salud pública, porque entonces la gente te preguntaría por los otros posibles tratamientos que puedan existir.

El uso del término vacuna es inconcebible ya que en realidad es el golpe de gracia al discurso abierto y al engaño por parte de los gobiernos.

¿Conoces a Moderna? ¿Sabías que era una empresa de quimioterapia?

Moderna se inició como una empresa de quimioterapia para el cáncer, no un fabricante de vacunas para el SARS. Si dijéramos que vamos a dar a la gente quimioterapia profiláctica para el cáncer que no tienen, se reiría de una habitación, porque es una idea estúpida. ¡Eso es exactamente lo que es esto! Este dispositivo solo se trata de un dispositivo mecánico, en forma de un pequeñísimo paquete de tecnología, que se introduce en el sistema humano para activar la célula y convertirla en un lugar de fabricación de patógenos que nos ayudan a combatir el COVID-19.

La única razón por la que se utiliza el término «vacuna» es para abusar del caso Jacobsen de 1905 que ha sido tergiversado desde que se escribió. Si fuéramos honestos con esto, lo llamaríamos realmente como lo que es: es un dispositivo químico patógeno, que en realidad está destinado a desencadenar una acción de producción química patógena dentro de la célula. Es un dispositivo médico, no un medicamento, porque cumple con la definición de dispositivo del CDRH [Centro de Dispositivos y Salud Radiológica].

Está hecho para enfermar… El 80% de las personas que se exponen supuestamente al virus [SARS-Cov-2] no tienen ningún síntoma… El 80% de las personas a las que se les inyecta esto tienen un evento clínico adverso. Se les inyecta una sustancia química para inducir la enfermedad, no para inducir una respuesta inmunotransmisora. En otras palabras, nada de esto va a impedir que transmitas nada. Se trata de enfermarte, y que sean tus propias células las que te enfermen”.

Judy Mikovits también opino al respecto:

El sistema operativo de las vacunas de ARNm “software de la vida”. Crédito de la imagen: Moderna

“Es un patógeno sintético” —dijo. “Han inyectado literalmente esta parte patógena del virus en cada célula del cuerpo… de hecho puede causar directamente esclerosis múltiple, la enfermedad de Lou Gehrig, la enfermedad de Alzheimer… puede causar cáncer acelerado… eso es lo que la expresión de ese trozo de virus… se sabe que, hace desde hace décadas”.

La vacuna COVID es un sistema operativo, dice Moderna

La vacuna COVID de ARNm es un sistema operativo que puede programar su ADN y, por tanto, programarle a usted, a nivel de su cianotipo esencial. ¿Es una exageración?

No, no lo es. Moderna afirma en su página web que su plataforma tecnológica de ARNm es un “software de vida” que “funciona de forma muy parecida a un sistema operativo en un ordenador”. Esto está sacado directamente de su página web:

“Está diseñado para que pueda conectarse y jugar indistintamente con diferentes programas. En nuestro caso, el “programa” o “app” es nuestro fármaco de ARNm: la secuencia única de ARNm que codifica una proteína”.

El plan de juego: Convertir a cada ser humano en un nodo digital de la red de control

Estamos entrando rápidamente en el mundo del transhumanismo, donde nuestros cuerpos biológicos naturales son secuestrados e infiltrados con partes sintéticas, comenzando en el nivel de las nanopartículas.

Los controladores del Nuevo Orden Mundial quieren descargar algún tipo de sistema de oficina o software de Microsoft en tu cuerpo y cerebro, y conectarte a la nube de JEDI y/o Amazon-CIA, para que puedan tener acceso directo a tu cerebro.

Entonces, pueden desplegar “vacunas” que no son vacunas para actualizarte continuamente, al igual que el software informático recibe actualizaciones periódicas. Los virus, reales o no, y las vacunas, reales o no, son sólo medios para lograr este objetivo.

Convertir a los seres humanos en mercancías a través de la moneda de crédito social

Alison McDowell resume el actual camino transhumanista del NWO de mayor probabilidad a continuación, que implica crédito social, 5G, la Red Inteligente y la IA para inducir la conformidad a nivel planetario:

“Dentro del sistema tecno-lógico, se exigirá el cumplimiento total. El comportamiento aprobado se convierte en moneda, tokenizada en blockchain y monitoreada por sensores e Inteligencia Artificial.

Nos están entrenando para un futuro en el que competimos entre nosotros para ver quién se comporta mejor, quién es más dócil. Sobrevivir significará ajustarse a los estridentes términos de los acuerdos financieros psicopáticos.

Lea también: Alemania recomienda NO poner la vacuna de AstraZeneca a los mayores de 65 años

Reflexiones finales: Una herramienta tecnocrática y transhumanista

Es vital saber y decir a otros, que la actual vacuna COVID de ARNm no es una vacuna.

Esto no es sólo porque llamarla vacuna le da a Big Pharma inmunidad legal por daños y perjuicios, sino también por todas las razones enumeradas anteriormente. Estos dispositivos están diseñados para reprogramarte a nivel fundamental.

No son vacunas, no son medicamentos y, en mi opinión, no son tratamientos ni medicinas.

Por muy aterradores que sean estos términos, yo iría más allá de llamarlos simplemente dispositivos químicos, sistemas operativos, patógenos sintéticos y dispositivos de producción de patógenos químicos, que ya son términos esclarecedores y suficientemente horribles.

Yo los llamaría herramientas tecnocráticas y transhumanistas para cambiar permanentemente tu genética y transformarte en un humano sintético.

Son un símbolo de la rapidez con la que la agenda del NWO se está manifestando en nuestra realidad física, y espero que sea una llamada de atención para que todo el mundo se esfuerce más en detener esta oscura y nefasta agenda mientras aún haya tiempo.

2 comentarios en «LA VACUNA DEL COVID-19 NO ES UNA VACUNA»

  1. Leyendo y leyendo sobre este esperpéntico y terrorífico plan, se queda uno estupefacto. Y mas aun cuando ve a gran parte de la sociedad, que, si los pusieran el fila para inyectarle esta mierda de veneno, se darían de ostias para ver quien llega primero. Creo que esas personas ya están enfermos psicológicamente hipocondriacos.

    Responder

Deja un comentario